X

Tu celular te está engordando

Es verdad: puedes culpar a Facebook por tu panza.

Facebook te puede hacer engordar. 

 

Y todo por distraerte: según una revisión de estudios publicados en Trends in Food Science & Technology, eres más propenso a consumir porciones más grandes y por periodos más largos cuando estás preocupado por la televisión, música, celular o tu computadora.

Comer si estás distraído interrumpe las señales de saciedad que tu cerebro le manda a tu estómago haciendo más difícil monitorear lo que comes. Si no estás concentrado en la comida, es más probable que tu cerebro pierda la cuenta de cuanta comida has comido. 

Además, esa falta de concentración aumenta el riesgo de comer tipos de comida equivocados. (Por ejemplo, palomitas en el cine).

 

 

INTENTA ESTO:

Dedícale el suficiente tiempo a tus alimentos libre de distracciones. No revises tu mail, Twitter o canal de deportes. Siéntate y concéntrate en disfrutar al menos los primeros tres bocados (mastícalos completamente y trágalos antes de tomar otro). Este proceso, también conocido como “comer con conciencia”, puede darte una gran satisfacción.