X

¿Qué significa sangrar luego de tener relaciones sexuales?

Ahora bien, este tipo de sangrados también puede representar un síntoma de condiciones que exigen un tratamiento médico inmediato. Así que toma el primer paso: infórmate.

El sangrado vaginal es un fenómeno bastante frecuente; de hecho, se estima que 1 de cada 20 mujeres lo experimenta. En la mayoría de los casos, se debe ya sea a una fricción excesiva o a una falta de lubricación. 

Ahora bien, este tipo de sangrados también puede representar un síntoma de condiciones que exigen un tratamiento médico inmediato. Así que toma el primer paso: infórmate. 

 

Enfermedades de transmisión sexual 

Tanto la gonorrea, como la clamidia pueden causar sangrados luego de mantener relaciones sexuales. Si posees alguna de estas enfermedades de transmisión sexual, es probable que también produzcas otro tipo de secreciones vaginales, experimentes irritación y sientas ardor al orinar. Si sospechas que padeces cualquiera de estas enfermedades, guarda la calma y consulta tu médico. Él te recetará el antibiótico más adecuado para tu situación.

 

 

Vaginitis

Como lo sugiere su nombre, la "vaginitis" consiste en una inflamación vaginal. Esta condición puede ser causada por diversos factores: bacterias, hongos, parásitos o la reducción de los niveles de estrógenos que se produce después de la menopausia. La cura de la vaginitisdependerá de su causa. Por tanto, una vez más, lo mejor es que acudas a tu médico.

 

Cervicitis

La cervicitis es la inflamación del cérvix. Sus síntomas más frecuentes son la aparición de sangrados y secreciones vaginales; estas últimas suelen ser amarillentas o grisáceas y presentan mucho olor. Una de las causas más frecuentes de cervicitis es la reacción alérgica al látex o a un espermicida. No obstante ello, esta condición –aunque de modo menos frecuente– también puede ser causada por una infección viral o bacteriana. 

 

 

Enfermedad inflamatoria pélvica

En general, esta enfermedad se produce cuando algunas de las bacterias que viven en el tracto vaginal llegan al útero, las trompas de Falopio, los ovarios o la pelvis. En la mayoría de los casos la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) no presenta síntomas perceptibles –salvo por los sangrados vaginales–. Por este motivo, es fundamental que estés atenta y no te descanses: si la EIP no es tratada a tiempo y la infección se extiende, puede afectar los órganos reproductivos y causar infertilidad. 

 

Endometriosis

Esta es una enfermedad muy dolorosa, en la que los tejidos interiores del útero comienzan a crecer fuera de él. Además de los sangrados vaginales, los síntomas más frecuentes de laendometriosis son: períodos menstruales dolorosos y profusos, aflicción en la espalda baja y al defecar. La endometriosis también puede causar infertilidad. Por ello, cuanto antes se la detecte y trate, mejor.