X

Ocho trucos para mejorar tu orgasmo

Estos ligeros cambios te ayudarán a potenciar el placer.

Si aprendes un nuevo súper ejercicio que ha dejado deshecho tu cuerpo, seguro se lo cuentas a tus amigos. Pero, tratándose de sexo, no es muy común que los hombres compartamos tips. Es una lástima. Iniciemos la plática: luego de hablar con sexólogos sobre la investigación más reciente (y candente), encontramos estas ocho maneras de llevar tus orgasmos al siguiente nivel.

EL PERINEO

Si no han sido presentados, conócelo. Es la región entre tus testículos y tu ano y un boleto a la tierra del placer.

“Esta área está llena de terminaciones nerviosas, es realmente sensible”, asegura Arlene Goldman, coautora de Secrets of Sexual Ectasy.

Algunos hombres aseguran que al presionar esta área, han logrado experimentar orgasmosmúltiples, esto probablemente debido a que puedes estimular tu próstata externamente desde el perineo. Durante la penetración o el sexo oral, pídele a tu pareja que coloque un dedo ahí y presiónalo ahí hasta que la presión sea la adecuada. 

 

 

EJERCICIO DE KEGEL

“¿Recuerdas esos ejercicios que hacen las mujeres que hacen que su orgasmo sea más intenso? Los hombres pueden hacer lo mismo”, explica Alex Robboy, terapeuta sexual de Philadelphia.

Básicamente, los ejercicios de kegel son una manera de contraer el piso pélvico, lo que te da mejor control e intensidad durante el sexo. Trata de levantar y bajar tu pene con tus músculos, o intenta “escribir el alfabeto con el glande”, sugiere Robboy.

RESISTE

Retrasar el placer puede ser difícil de dominar, pero, tratándose de sexo, vale la pena.

Un estudio reciente de la revista Sex Research defiende el “edging” (posponer a propósito el orgasmo para un clímax más intenso). El estudio demostró que cuando la gente hace una pausa al estar apunto de alcanzar el clímax y, vuelven a empezar una vez que han disminuido el paso, el orgasmo es mucho más poderoso.

Una manera sencilla de hacerlo: llévate hasta el límite del orgasmo, detente y comienza de nuevo. Hazlo dos o tres veces antes de dejarte ir.

 

 

ENCUENTRA TU PUNTO G

Resulta que los hombres tenemos el equivalente al punto G femenino, la próstata. Puedes estimularla desde afuera aplicando presión en el perineo, pero si te interesa maximizar el placer (y te sientes con ganas de experimentar) debes intentar un poco de penetración anal.

Pídele a tu pareja que lubrique uno de sus dedos  y que lo introduzca unos tres centímetros en tu ano. Sabrás que es el lugar correcto una vez que lo sientas: es un bulto del tamaño de una nuez súper sensible. Una vez llegando ahí, apliquen algo de presión y movimiento.

ELEVA LA TESTOSTERONA

La hormona masculina que ayuda tener orgasmos es la misma que el cuerpo produce cuando animas a tu equipo de futbol favorito, levantas pesas en el gimnasio o ves un capítulo de Game of Thrones. Una investigación del Hospital Militar de Atenas, en Grecia, encontró que mientras más testosterona haya en tu torrente sanguíneo, es más fácil que tengas un orgasmo. Para hacerlo en grande: antes de tu próximo encuentro amoroso, incrementa tu nivel de testosterona saliendo a correr.

APRIETA TUS TESTÍCULOS

Justo antes de eyacular, tus testículos se elevan cerca de tu cuerpo para darle más poder a la eyaculación.

“Si presionas gentilmente hacia arriba justo antes de eyacular, es muy probable que sea muy excitante”, indica Goldman.

Pídele a tu pareja que coloque la palma de su mano sobre tus testículos, acercándolos a tu cuerpo. Esto aumentará tu excitación e incrementará la intensidad de tu orgasmo.

 

 

ENFÓCATE EN LOS FÍSICO

A veces, durante el sexo, te pierdes en tu cabeza, pensando en lo atractiva que es tu chica, recodando la mejor porno que has visto o incluso preguntándote ¿qué hay de cenar? Para un mejor orgasmo, regresa a tu cuerpo.

Piénsalo así: si estás corriendo, tendrás un entrenamiento completamente diferente si, en vez de dejar que tu mente vuele, te concentras en tu técnica.

“Concéntrate en la sensación física” recomienda Robboy y sentirás una respuesta diferente de tu cuerpo.

RESPIRA

“Esto viene del sexo tántrico, en donde se supone que puedes retardar tu orgasmo con la respiración” explica Goldman.

Concéntrate en tu respiración y trata de desacelerarla hasta que esté sincronizada con tus empujes. Cuando estás a punto de terminar, notarás que tu respiración comienza a acelerarse, mantenerla lenta mejorará la cantidad de oxígeno en el flujo de sangre que llega a tus genitales, haciendo de tu clímax aún más fuerte.