X

Esta es la mejor manera de higienizar tu zona íntima luego de tener relaciones

¿Por qué nadie habla de eso?

Es que es un tema incómodo… ¡Pero es mejor afrontarlo! No higienizar la zona íntima luego de mantener relaciones sexuales puede ocasionarte problemas de salud, además de la incomodidad propia del semen saliendo de tu cuerpo. ¡Nada peor!

Pero hoy vamos a dejar el pudor de lado y vamos a animarnos a hablar de este tema tan común (y tabú) entre nosotras. Higieniza tu vagina ASÍ después de tener relaciones...

 

 

Porque todo lo que entra… tiene que salir

Cuando estás en una relación estable y los dos saben que no poseen ningunaenfermedad de transmisión sexual, es normal que hagan el amor sin condón y utilicen otro método para el control de la natalidad. Liberarte del preservativo no solo trae nuevas sensaciones durante el sexo, sino también varias sorpresas después del coito.

“¿Qué es eso que sale de mi vagina?”, puedes gritar horrorizada cuando aún suspiras en la cama una vez que culmina el acto. ¡Semen! Así como entró... sale.

El cuerpo no lo "traga" ni digiere, solo lo expulsa, lo cual puede generar todo un asco en las sábanas y ropa interior. Como no quieres estar toda embebida en esperma, será mejor que cuentes con un método efectivo para higienizar tanto lío, no solo por la limpieza, sino también para evitar peligrosas infecciones urinarias.

 

 

Toallitas y baño, ¡lo mejor!

Seguramente has practicado diversas formas de salvar el momento pegajoso, pero sin dudas la mejor opción es tener siempre a mano unas toallitas de papel o higiénicas, para así tomarlas cuando finaliza el acto sexual y colocarlas en tu zona íntima, como si fuera un apósito.

Dependiendo de la confianza que tengas con tu chico, querrás que se entere o no del asunto, pero te digo que no hay nada de malo con que lo sepa. Es más, es mejor si lo sabe, así te ayuda con el trámite.

Entonces, recapitulemos: dejas cerca de donde tienes sexo unas toallas para retener el semen luego de que entra en tu vagina. Pero no todo queda allí. Inmediatamente después deberías ir al baño, sentarte en el inodoro y orinar. De esta manera, con los movimientos que haces para vaciar tu vejiga, también saldrá el resto del semen que queda en tu cuerpo. Los expertos dicen que orinar luego del sexo es la mejor decisión para evitar infecciones urinarias.

 

 

Una vez que te limpias luego de orinar, puedes completar tu higiene íntima lavando con agua tibia y jabón suave. ¡Listo!