X

Tu dentista puede salvar tu corazón

Considera esta la razón #862 para no evitar tu chequeo semestral.

Evita ir al dentista y tu sonrisa no es lo único que sufrirá: un nuevo estudio finlandés sugiere que la mala higiene dental puede afectar a tu corazón.

Luego de examinar los dientes y las arterias de más de 500 personas, los investigadores descubrieron que aquellos que necesitaban tratamiento de conducto fueron tres veces más propensos a padecer síndrome coronario agudo –coágulos en las arterias del corazón que pueden provocar un paro cardiaco- que aquellos pacientes con dientes saludables.

Necesitas tratamiento de conducto si desarrollas una infección de la punta de la raízdental en la pulpa dentaria, o el tejido que tienes en el centro de tus dientes. Una de las causas más comunes de esto es una caries profunda, regularmente debida a una cavidad que no es tratada y empeora.

 

 

Las bacterias de tu infección puede propagarse a otras áreas de tu cuerpo, indica el doctor John Lijestrand, autor del estudio.

Esto incluye a tu corazón: y sí ya está dañado –por una enfermedad cardiaca, por ejemplo- las bacterias pueden provocar una infección seria en tu corazón llamada endocarditis.

Además, tu cuerpo reacciona ante las bacterias aumentando gradualmente la inflamación por todo tu sistema para combatirla, explica el doctor Lijestran. Y esto es un problema, incluso para tipos sin historial de problemas cardiacos.

Demasiada inflamación puede provocar el desarrollo de placa en las arterias y en los vasos sanguíneos, la cual puede debilitar o dañar tu corazón.

Esto puede provocar coágulos sanguíneos que provocan paros cardiacos o embolias, según la Asociación Americana del Corazón de los Estados Unidos.

Las infecciones de la punta de la raíz son muy comunes. El problema es que mucha gente no sabe que tiene una: muchas veces no hay síntomas debido a que el diente ya está “muerto” y sin acceso a una fuente sanguínea –lo que significa que ya no causa dolor- así que solo es detectable mediante rayos-x, asegura el doctor Lijestrand.

Esto convierte las visitas al dentista en algo aún más importante: ve con él para que te haga una limpieza dental cada seis meses, sugiere el doctor Lijestrand.

 

 

Esto le permitirá a tu dentista revisar tu salud dental, lo que le ayudará a determinar qué tan seguido deberías practicarte rayos-x. Regularmente, la mayoría de los hombres deben hacérselos una vez al año, comenta el doctor Lijestrand.

Pero esto puede variar según tu historial médico y oral.

Si has tenido muchas endodoncias o gingivitis en el pasado, o has fumado o masticado tabaco, es posible que tu dentista re recomiende realizarte rayos-x cada seis meses, según la Asociación Dental Americana de Estados Unidos.

Entre visitas, mantén tu boca saludable lavándote los dientes dos veces al día y usando hilo dental diario, recomienda el doctor Lijestrand.

Esto disminuirá el riesgo de padecer caries que, si no son atendidas, pueden provocarte la necesidad de un tratamiento de conducto.