X

Lentillas, para verte mejor

Prácticamente cualquier persona con un problema refractivo puede hacer uso de las lentes de contacto sin problema

Cada vez son más las personas que utilizan lentes de contacto para deshacerse de las gafas, ya sea de forma puntual o a diario. Se calcula que unos 2,5 millones de españoles las usa, una cifra muy baja en comparación con países como Suiza o Estados Unidos. Esto de sebe sobre todo a falsos mitos creados en torno a las lentillas. La incomodidad, la dificultad de mantenimiento o los problemas de sequedad son los principales motivos por los que poco más del 7% de las personas de entre 12 y 65 años que necesitan un corrector visual utilicen lentillas. Pero las lentes de contacto han evolucionado mucho en los últimos años para adaptarse a las necesidades de cada persona. Ahora se presentan en materiales más blandos, finos y con una mayor lubricación.




La superficie ocular es extremadamente sensible. Nuestros ojos parpadean unas 14.000 veces al día, es decir, el párpado se desliza 300 veces por encima de la parte frontal de la córnea, aproximadamente una vez cada seis segundos. Cuanto más lubricada esté la superficie de la lente, menos fricción habrá. La incomodidad, especialmente al final del día, es el principal motivo por el que algunas personas deciden no utilizar lentillas. De hecho, diversos estudios sobre usuarios de lentes de contacto han demostrado que hasta el 44% experimenta dicha sensación. Esta estadística es aún más importante si se tiene en cuenta que cada año cerca de 2,6 millones de personas en Europa dejan de usar lentes de contacto. Y es que hasta hace poco uno de sus mayores inconvenientes era que al cabo de unas horas de uso, producían cierta sequedad ocular.

 



Pero las lentillas han evolucionado mucho en los últimos años y en la actualidad existen alternativas que solucionan el problema de falta de lubricación. Incorporan gradiente acuoso, lo que proporciona un incremento del contenido de agua de un 33% en el núcleo a más del 80% en la superficie. ?Aplicar esta tecnología innovadora a las lentes de contacto y proporcionar una comodidad real al final del día puede marcar una diferencia importante en la vida de las personas?, afirma Robert Montés-Micó, catedrático de óptica de la Universidad de Valencia. Contrariamente a lo que algunas personas piensan, los especialistas aseguran que las lentes de contacto pueden utilizarse sin problemas incluso mientras se hace deporte. Durante el verano se recomienda utilizarlas de usar y tirar, porque el peligro disminuye, y siempre con gafas de buceo.

 



Prácticamente cualquier persona con un problema refractivo puede hacer uso de las lentillas. Pero siempre será el especialista quien las recomiende, ya que no seguir los consejos del profesional puede repercutir en problemas de salud, relacionados principalmente con infecciones por falta de higiene. En cualquier caso, estos problemas tan solo afectan a cuatro de cada 10.000 usuarios por año. Además, es importante realizarse revisiones periódicas para confirmar el buen uso de las lentillas.