X

CUIDADO: Este es el motivo por el que jamás deberías limpiar tus oídos con hisopos

Es una barrera natural de defensa para evitar infecciones.

Aunque parezca muy importante su uso, la realidad es que es sumamente perjudicial para nuestros oídos. Los hisopos pueden provocar un gran riesgo para el canal auditivo.

La cera que se acumula en el oído tiene una función: sirve para impermeabilizar la zona e impedir el ingreso de líquido. Es una barrera natural de defensa para evitar infecciones.

El problema es que la usa hisopos lo que logramos es empujar la cera para adentro y esto daña el canal auditivo y hasta puede llegar a afectar al tímpano, la membrana que separa el oído externo del medio.

 

Para mantener tus orejas limpias, lo mejor que podés hacer es usar una toalla o algodón húmedo, pero tratá de evitar a full los hisopos. Ante cualquier duda, consultá con un profesional.