X

Baños relajantes en casa con ingredientes caseros

Termina tu día regalándote un baño de tina con estas recetas que te ayudarán a relajarte y descansar mucho mejor.

Reservar una hora de tu tiempo para consentirte con un baño tibio en la tina es una de las mejores formas para liberarte del cansancio y el estrés de un largo día, además de ser una oportunidad perfecta para nutrir tu piel e hidratarla para mantenerla hermosa mientras tus músculos y tu mente se relajan.

 

 

Para lograrlo no es necesario ir a un spa o comprar tratamientos especiales, puedes crear tus propios baños relajantes con ingredientes caseros:

Hierbas: Para relajarte con olores frescos; pon a hervir 100 gramos de romero, 100 gramos de menta, 100 gramos de salvia o tomillo, 100 gramos de lavanda y 100 gramos de flores de manzanilla en 5 litros de agua. Cuando el agua llegue a ebullición apágala y déjala reposar por 15 minutos, luego cuela la mezcla y agrégala a la tina. Este baño te ayudará a dormir profundamente gracias a los aromas de las plantas que relajarán todo tu cuerpo.
Exfoliante: Dentro de un guante para masaje o una media que ya no utilices vierte 3 tazas de avena cruda, 2 tazas de salvado de trigo y ½ taza de gel de aloe vera, cuélgalo debajo de la llave del agua para que vaya soltando esencia en el agua mientras se llena la tina y mientras te bañas úsalo para masajear tu piel para remover las células muertas e hidratarla, al mismo tiempo.

 


Tonificante: Para una sensación de suavidad y firmeza en la piel, hierve 5 sobres de té de ginseng en una tetera de 2 litros y cuando hierva viértela en una tina con agua tibia. Esta planta es en sí misma un poderoso antioxidante que retrasa el envejecimiento y además aporta energía que revitalizará tu piel.
Baño de leche: Esta es una receta ancestral para mantener suave la piel, por supuesto no vas a usar litros y litros de leche natural para tu baño pero puedes sustituirla con leche en polvo, agrégala en la tina hasta que la mezcla sea cremosa pero ligera. La efectividad de esta técnica proviene del ácido láctico, pues este elemento acaba con las células muertas y renueva la suavidad de tu piel.