X

¿Por qué deberías practicar deportes en los que apestas?

Tu torpeza es un arma para el crecimiento.. averigua el porque

Tengo un problema con mi gimnasio: nunca cambia.

 

El estante de mancuernas nunca se mueve, y tampoco el tipo que contesta llamadas de ventas desde la caminadora. Al menos ponte una playera cuando diriges los negocios, amigo. 

Entonces cuando la vida me da la oportunidad de tachar el ejercicio de mi lista diaria de actividades sin tener que ir al gimnasio, la tomo.

¿Cortar el césped? Eso es un entrenamiento. ¿Participar en una carrera de tres pies? Eso también cuenta. ¿Completar una gira de bares? Dependiendo de la distancia, posiblemente me salve de sudar el día siguiente.

¿Sabes qué más puedes añadir a tu lista? Broomball.

 

Broomball es absurdo, pero simple: corres usando tenis en el hielo, sacudiendo torpemente un remo de plástico muy parecido a una escoba. Es muy parecido al hockey, pero con el doble de caídas. 

En una hora de mi primer juego de broomball, sudé tanto que emanaba vapor de mi cuerpo. El siguiente día, mis glúteos y oblicuos estaban destrozados, al igual que los músculos que soportan mi espalda baja.

Los dolores eran tan gloriosos, me di cuenta que debo de tratar con más deportes nuevos de los que no sé nada -y también tú debes-. Aquí el por qué:

 

INCREMENTARÁS MÚSCULO RÁPIDAMENTE

No es que el broomball sea un entrenamiento más eficiente que el Crossfit. Claro, tiene la ventaja de ponerte fuera de balance. Pero entonces también el surf, skateboard, y esas cosas estúpidas llamadas hoverboards.

Yo estaba más adolorido porque hice algo nuevo.

“Cuando tú intentas un deporte nuevo, estresas tus músculos a un nivel al que no están acostumbrados”, dice Joel Martin, profesor asistente de quinesiología en la Universidad George Mason.

No solo involucras diferentes partes de tu cuerpo, tus músculos se contraen de una forma única. También te mueves a diferentes velocidades y direcciones para cumplis las demandas del deporte.

A medida que mejoras, tus músculos se adaptarán. Eso es bueno si tu meta es impresionar a una mujer con tu gran capacidad atlética. Pero si estás tratando de mejorar tu físico, la adaptación de hecho mina tu progreso.

“Si tu principal razón para jugar un deporte es ponerte en forma, debes en la medida de lo posible evitar volverte bueno,” indica Martin. Una vez que tus músculos aprenden a seguirte el paso, quemas menos calorías con cada partido.  

 

CONSTRUIRÁS FORTALEZA MENTAL

¿Recuerdas la primera vez que jugaste voleibol? Probablemente te sentiste avergonzado. Cada bola que vino a ti terminó en la red o fuera de la cancha.

Pero la humillación no fue un desperdicio: educaste neuronas nuevas. En un estudio, investigadores realizaron un escáner al cerebro de 40 personas, después les pidieron que practicaran aprendiendo nuevas habilidades motoras por 30 minutos diarios, durante cinco días de la semana.

En este caso, los sujetos aprendieron malabares. Después de seis semanas deentrenamiento y un periodo de abstinencia de cuatro semanas, los investigadores miraron nuevamente los cerebros de los participantes.  La materia gris en su corteza motora primaria fue mesuradamente más gruesa.

Al final del estudio: las personas con más materia gris al inicio, resultaron los mejores malabaristas.  Es un ciclo de refuerzo: la materia gris te ayuda a aprender rápidamentehabilidades motoras, y aprender habilidades motoras te ayuda a construir más materia gris.

Así que, mientras más tiempo uses en aprender tenis, patinaje y hockey de mesa, más rápido dominarás actividades no relacionadas, como soccer, snowboarding, y pesca con mosca.

 

 

PODRÁS ESCAPAR DEL GIMNASIO

No hay ninguna razón por la cual debes temerle a tus entrenamientos. Debes desearlos, y debes apreciar los beneficios.

Si no estás emocionado por comenzar a sudar, quizás sólo necesitas algo nuevo.

“Demasiadas personas van al gimnasio y hacen la misma rutina durante años”, dice Martin. “Es más efectivo hacer cambios sistemáticos a tu rutina de entrenamiento”.

Los cambios, indica Martin, pueden ser cualitativos o cuantitativos: puedes añadir más repeticiones o peso a tu vieja rutina (eso es un cambio cuantitativo), o bien optar por un ajuste total a tu entrenamiento (un cambio cualitativo).

“Muchos entrenadores de fuerza y acondicionamiento programarán bloques de cuatro a seis semanas para enfocarse en diferentes aspectos físicos: fuerza, potencia, hipertrofia, rendimiento, etc”, dice. Así es como sus atletas evitan estancamientos físicos.

Piénsalo. ¿Qué tal, si después de 4 a 6 semanas en el gimnasio, te tomas una interrupción de 4 a 6 semanas para enfocarte en un deporte Nuevo?

Podría ser escalada deportiva, frisbee, o incluso broomball. No importa. Te costar menos trabajo mantenerte motivado, y en general, estarás más en forma.

El único inconveniente es que tienes que ser el chico que no sabe qué es lo que hace. ¿Crees que puedes manejar eso?