X

¿Cómo pierde agua tu cuerpo durante tu rutina de ejercicio?

Al hacer ejercicio tu cuerpo pierde agua y electrolitos por medio del sudor. Te explicamos cómo es ese proceso y lo que debes hacer para recuperarlos.

Cuando realizas alguna actividad física durante más de una hora, tu cuerpo pierde agua. Mantenerte hidratado es el modo de ayudarlo a lograr el equilibrio y recuperar los líquidos perdiste al sudar. Además, evita sentirte cansado o que aparezcan calambres, consecuencia de la pérdida de una gran cantidad de sodio y otras sales como magnesio, potasio, hierro y zinc.

De acuerdo con la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el agua es el principal componente del cuerpo: constituye cerca del 60% del peso en hombres y entre 50-55% en las mujeres. Esto significa que un hombre de aproximadamente 70 kg está compuesto por alrededor de 42 litros de agua.

 

 

En un estudio realizado en 1997 por los doctores Scott K Powers Y Edward T. Howley, fisiólogos que se especializan en la investigación de los efectos del ejercicio muscular, se demostró que al hacer deporte, el cuerpo pierde mucho líquido a través del sudor como método para mantener la temperatura en 37 grados.

De este modo, en una hora de ejercicio intenso, una persona puede perder aproximadamente un litro y medio de agua que puede aumentar hasta en 2 o 3 litros por hora en condiciones extremas y climas muy cálidos.

 


El sudor está compuesto por agua y otros nutrientes importantes como el sodio y en cantidades mucho más pequeñas: potasio, magnesio, calcio, hierro, cobre y zinc; por lo que además de agua, tu cuerpo necesita reponer esos minerales a través de bebidas para deportistas con un balance adecuado de electrolitos que no sólo es de buen sabor, también ayuda a que el organismo asimile el agua y el sodio más rápido.

Una forma práctica para estar bien hidratados al hacer algún tipo de ejercicio es consumir bebidas formuladas con los ingredientes para hidratar tu organismo. Suerox® incluye 8 iones que contribuyen con reposición de electrolitos perdidos, los cuales son sales que ayudan a mantener el cuerpo hidratado para que los músculos y nervios funcionen en forma adecuada.