X

Aplana tu abdomen sin acostarte, simple y sin dolor

Con estos ejercicios la carga de trabajo, la lluvia o el dolor de espalda no te impedirán tener un súper abdomen.

Cuando hablamos de ejercicios para fortalecer el abdomen, inmediatamente nos viene a la cabeza una posición en el piso y boca arriba. Sin embargo, a pesar de que esta forma es la más tradicional, si no hacemos los ejercicios correctamente, podemos ocasionarnos daños en la zona lumbar (la espalda baja). Por esto, te mostramos algunas rutinas que se pueden hacer de pie o incluso sentadas frente a nuestra mesa de trabajo.

 

 

El abdomen no es solamente la parte delantera, existen también los músculos oblicuos que son los que le dan forma a la cintura, así que si vamos a trabajar para tener un abdomen plano, vamos a hacerlo de la mejor forma para aplanarlo de enfrente y marcar las curvas.

No hay pretextos, un abdomen de 10 se consigue fácilmente siempre y cuando seamos constantes y hagamos por lo menos veinte repeticiones diarias de estos sencillos ejercicios:

 

 

De pie

 

Con el tronco totalmente vertical, los brazos en los costados y las piernas ligeramente separadas, nos inclinamos, primero hacia un lado tratando de llegar con nuestra mano por debajo de la rodilla. Alternar con cada lado. Podrás sentir cómo trabajan los músculos para dar forma a la cintura.

Vamos ahora a pararnos bien derechas y colocar una mano en la cintura y la otra detrás del oído, piernas ligeramente separadas. Lo que sigue es levantar la pierna del mismo lado de la mano que tenemos en la cabeza, tratando de alcanzar el codo e inclinando ligeramente la espalda. Con este ejercicio seguimos trabajando los costados.

Para fortalecer la parte de enfrente, vamos a tomar la posición inicial, es decir bien derechitas, con las piernas ligeramente separadas, pero esta vez con los brazos estirados por arriba de la cabeza y vamos a levantar la pierna hacia adelante al mismo tiempo que bajamos ambos brazos, tratando de tocar la punta del pie con las manos.

Estos ejercicios se realizan en series de 20 con cada pierna hasta alcanzar 3 series.

 

Sentada

Con la espalda completamente recta recargada en el respaldo de la silla, las piernas juntas y los pies firmes en el suelo, comienza por concentrarte en cada parte de tu abdomen y contrae, por tres segundos los músculos abdominales y siente los inferiores, superiores y laterales. Relaja con la exhalación y poco a poco. Realiza este ejercicio por un minuto y termina con bombeos rápidos  por 30 seg.

Al principio te costará trabajo ya que además del esfuerzo físico hay que concentrarse en cada parte del abdomen, pero eso es precisamente lo que hace este ejercicio tan efectivo, pues al ser consciente de cada músculo, aunque no lo sientas, este recibe la señal y se activa, se fortalece y moldea tu cuerpo.

Otros ejercicios que puedes hacer sentada frente a tu mesa de trabajo y que además te ayudarán a descansar la postura, son:

Sentada en el borde de la silla, con la espalda bien derecha, levantar una pierna estirada a la altura de tu cadera, sostenerla tres segundos y bájala lentamente. Después haz lo mismo con la otra pierna y repite 10 veces con cada una. Intenta este ejercicio con los dedos apuntando al cielo y luego apuntando hacia el frente, para trabajar además, la parte frontal y posterior de la pierna.

Tanto sentada como de pie, recuerda hidratarte durante y después de tu rutina de ejercicios y no te olvides de respirar; hazlo tranquilamente y acompaña el movimiento con cada inhalación y exhalación.

 

 

Tip: mantén siempre el abdomen contraído para que el ejercicio sea mejor y aunque estés haciendo otras cosas, sigas trabajando sutil y permanentemente tus músculos abdominales.

Visualiza ese abdomen que quieres tener y que seguramente con la constancia en poco tiempo lo lograrás.