X

Trabajar de pie te puede ayudar a terminar 45% más trabajo

Un nuevo estudio asegura que para esto no necesitas trabajar una sola hora extra.

Acaba con tu lista de pendientes dándole una patada a tu silla: la gente que está de pie durante su día de trabajo es más productiva que aquellos que se quedan sentado, según un resiente estudio de la Universidad de Texas A&M.

En el estudio, trabajadores de un centro de contacto con escritorios con la posibilidad de trabajar de pie -los cuales permiten una fácil transición entre estar sentado y parado- fueron 45% más productivos que los que se quedaron sentados.

 

 

El estar sentado por periodos prolongados está asociado con la fatiga, la falta de motivación y problemas musculares, óseos y en los tendones, indica el doctor Gregory Garret, autor principal del estudio. Todo esto está vinculado con un mal desempeño y una disminución de la productividad. 

Además, ligeros aumentos en la actividad física -incluso ponerse de pie- mejora los procesos de atención que ocurren en el cortex prefrontal de tu cerebro. 

Estar de pie le ayuda a tu cerebro a concentrarte en tareas que son cruciales terminarlas correctamente, permitiéndote ser más productivo, explica Garrett. 

Además, cambiar de postura de estar trabajando sentado a trabajar de pie puede ayudarte a aliviar dolores de espalda. 

 

 

Puede que haya una curva de aprendizaje en juego hasta que te acostumbres a tu nueva posición: el estudio encontró que la gente fue más productiva luego de usar el escritorio alto durante seis meses de lo que fueron dos meses antes de el cambio. 

Sin embargo, la buena noticia es que no tienes que estar de pie todo el día para disfrutar de estos beneficios. 

La gente con los escritorios altos del estudio solo se sentaron 96 minutos menos que aquellos que se la pasaron aplastados en sus sillas. 

Distribuye este tiempo durante el día para evitar largos periodos de estar estático sentado o parado. Esto te ayudará a moverte frecuentemente, algo necesario para estimular tu cuerpo y cerebro, asegura Garrett. 

Pregunta en el departamento de recursos humanos de tu empresa si es posible tener escritorios altos. 

 

 

Si no, añadirle pausas para moverte a tu día te pueden ayudar a replicar los resultados de un escritorio alto: manda a imprimir los documentos a impresoras lejanas a tu escritorio, pon alarmas que te recuerden que tienes que caminar, y cambia las juntas tradicionales por versiones de pie o caminando, recomienda Garrett. 

También puedes construir tu propio escritorio alto, poniendo una caja resistente debajo de tu computadora.