X

Estos 6 tips te ayudarán a que tu hijo acepte el vasito entrenador

No te preocupes si tu pequeño se resiste a usar el vasito entrenador en las primeras veces, es bastante normal. Pero una vez que comiences con el entrenamiento no desistas, tu perseverancia, paciencia y amor te ayudarán a ganar esta “batalla”.

Una de las batallas más duras que debemos enfrentar las mamás en el primer año de vida de nuestro hijo es lograr que deje el biberón y acepte tomar directamente su leche y otros líquidos de un vasito. Tiene lógica, ¿qué niño quiere renunciar a algo que lo hace feliz?

Pero lograr que tu hijo deje el biberón es necesario por varias razones; una de ellas, es que si lo utiliza por mucho tiempo corre el riesgo de desarrollar caries, debido a que chupar la leche de la botella facilita que el azúcar que ésta tiene esté más tiempo en contacto con sus dientes.

Si bien no existe una edad específica para que tu hijo deje el biberón, lo ideal es que sea antes de que cumpla 1 año y medio, principalmente porque entre más chiquito sea, más sencillo será para ambos.

Antes de que le quites por completo el biberón, tu pequeño debe aprender cómo utilizar un vaso (cosa que para él no es sencilla). Para lograrlo, y hacer la transición más fácil, tu mejor opción es utilizar un vasito entrenador, que además le ayudará a mejorar su coordinación motora.

Muchos niños se adaptan inmediatamente a estos vasitos, pero otros tardan un poco en ajustarse al cambio. Si ya decidiste que es momento de quitarle el biberón a tu pequeño y darle un vasito entrenador, checa los siguientes tips que te ayudarán a que lo acepte.

 

 

#6 Busca los materiales ideales

Los vasitos entrenadores que tienen boquilla blanda y maleable (muy similar a la que tienen los biberones) son más sencillos de asimilar por los niños. Prueba distintos modelos hasta encontrar uno que le guste a tu pequeño.

#5 Deja que tu hijo elija su vasito

Para ayudar a tu pequeño a sentirse como un niño que ya no necesita biberón, selecciona varias opciones de vasito entrenador con el material adecuado, que además tengan a sus personajes de caricaturas favoritos y permite que él elija el que más le guste. Así lo amará.

#4 Mezcla el vasito entrenador con el biberón

La mejor forma de romper la dependencia que tu hijo tiene con el biberón es quitárselo sin que “se de cuenta”. Es decir, opta por darle las bebidas una vez en su mamila y la siguiente en el vasito entrenador. Con el paso de los días dale más veces este último, verás que poco a poco se acostumbrará a él.

 

 

#3 Dale su bebida favorita

Una de las claves básicas para que tu pequeño use el vasito entrenador es que contenga bebidas que le gusten, porque así él hace asociaciones con cosas agradables. Por ello, además de la leche de crecimiento que le das en el vasito, puedes incluir en su dieta bebidas como agua de frutas (sin azúcar). No olvides tener en cuenta la edad de tu pequeño para elegir los productos que sean adecuados para su etapa.

#2 Prueba añadiendo un popote

Algunos vasitos entrenadores traen popotes integrados, que son más atractivos para algunos niños y que mejoran su idea de comenzar a tomar las bebidas sin el biberón. Si vas a tratar con esta opción, no lo dejes sólo mientras los usa y asegúrate de que succione despacio.

#1 Explícale que los niños de su edad usan vasito entrenador

Si todos tus intentos están fracasando, una opción que nos funciona a muchas mamás es hablar directamente con nuestro pequeño. La idea es que le expliques a tu hijo que ahora que es más grande necesita usar un vaso para más independiente.