X

Consejos para vivir en pareja: compartir del baño

Si cuando decidimos tener una pareja nos hubieran platicado la experiencia de compartir el baño nos lo hubiéramos pensado dos veces.

Una de las cosas más difíciles de la vida en pareja es compartir esos lugares íntimos de la casa que cuando uno vive solo son santuarios de paz y los tenemos exactamente como queremos ya que nadie más los usa. Sin embargo, al decidir compartir nuestra vida con alguien más, estos lugares se vuelven comunitarios, lo que en muchas ocasiones nos llevan a tener fricciones y malos entendidos con esa persona con la que tenemos que compartir.

Uno de estos lugares es el baño, el cual, sobre todo por las mañanas queremos utilizar los dos al mismo tiempo. Lo primero es hacernos conscientes de que la vida en pareja implica una serie de cambios, actitudes y rutinas que ahora son de dos; tomar decisiones de cómo y cuándo hacer las cosas.

 

 

Estos tips pueden ayudarte a conservar la paz y no comenzar el día con una batalla campal para defender tu territorio:

-       Establecer horarios puede ser una buena práctica con la cual cada uno pueda entrar al baño sin interferir con la rutina del otro. De buen ánimo, platícalo con tu pareja y definan quien entrará primero y cuánto tiempo necesita permanecer ahí.

-       Si tu pareja es de esas personas que se rasuran en el lavabo y dejan todo lleno de pelos, cosa que a ti te eriza la piel, antes de hacer un berrinche del tamaño del mundo coméntale de buena manera que puede hacerlo, pero que al terminar por favor limpie el sitio con un poco de agua caliente, lo cual no le llevará más de un minuto y le retribuirá una sonrisa de tu parte.

 

 

-       Respeta el tiempo que han acordado pasar cada uno en el baño. Por ejemplo, si estás acostumbrada a maquillarte dentro de él, compra un espejo con luces y colócalo sobre tu tocador u otro lugar de la casa, así lo podrás hacer con mayor tranquilidad y placer.

-       Otra forma de simplificar es bañándose juntos, ahorrarán tiempo y agua.

-       Si no te gusta que el jabón quede lleno de cabellos, usen jabón líquido.

-       Se podría escribir un libro completo sobre cómo afecta en la relación de pareja la forma de apretar la pasta de dientes, si le ponen o no la tapa, etc. Sin embargo, en lugar de discutirlo utilicen una pinza especial (de esas que parecen llave) para enrollar el tubo conforme se va gastando y pon la tapa siempre para mantenerla limpia y fresca.

-       Otro hábito súper difícil de cambiar en los hombres es que bajen el asiento y la tapa del WC después de usarlo. Háblalo dos o tres veces, si no logras que lo haga, coloca sobre la taza del baño un pequeño cartel donde hagas la invitación a dejar las cosas como estaban y esto aplica para ambos.

 

 

Es muy importante tener mucha paciencia por ambas partes y sobre todo recordar siempre que compartir la vida con alguien lleva un proceso de adaptación que con paciencia y amor se logran acuerdos para acostumbrarse a compartir esos espacios íntimos de la casa.