X

México exhibe en Irán su pasado revolucionario a través de las artes visuales

México e Irán son pueblos de raíces ancestrales y culturas milenarias.

México exhibió hoy en Irán su pasado "revolucionario en las artes y en las ideas" con una muestra de fotografía, escultura y grabado orientada a "profundizar y consolidar" el diálogo entre ambas naciones con "sus raíces ancestrales y culturas milenarias".

La exposición, organizada por la Embajada de México en Teherán, forma parte de la Semana Cultural de México en el marco del 8º Festival Internacional Fajr de Artes Visuales, un evento con el que Irán celebra el aniversario de la Revolución Islámica en 1979 y que este año contó con la presencia especial del país latinoamericano.

"México e Irán son pueblos de raíces ancestrales y culturas milenarias. Pueblos así se deben una cita para dialogar y conocer más el uno del otro. Solo así se pueden conocer en la riqueza de su herencia y reconocerse en la trascendencia de su obra", afirmó el embajador mexicano en Irán, Ulises Canchola, durante la inauguración de la muestra en la Galería Saba de la capital iraní.

 

La exhibición consta de tres exposiciones de artistas mexicanos, José Guadalupe Posada (litografía), Tina Modotti (fotografía) y Gabriela Rodríguez (escultura), que muestran "una revolución en el grabado, las imágenes de una revolución, y una revolución de las ideas", todo orientado a reafirmar precisamente "el carácter revolucionario en las artes y las ideas" tanto de México como de Irán.

"México e Irán se conocen en la riqueza de su herencia y se reconocen en la trascendencia de sus obras", apuntó Canchola, antes de señalar la importancia de los artistas mexicanos presentes en la exhibición.

Así, destacó las 35 litografías de José Guadalupe Posada, considerado el precursor del movimiento nacionalista mexicano de artes plásticas, quien fuera recuperado por Diego Rivera como ejemplo de "verdadero arte popular".

En la fotografía, los trabajos de Tina Modotti reflejan los perfiles de la lucha social de los menos privilegiados del período posterior a la Revolución mexicana (1910-1920).

 

Las esculturas de Gabriela Rodríguez, que se presentaron por primera vez en Teherán, son 15 piezas que conmemoran el Año Internacional de la Luz, celebración impulsada por México en las Naciones Unidas.