X

Guía de belleza para embarazadas

¿Puedo seguir usando mis cremas? ¿Tinte de pelo sí o no? Si estás esperando un bebé y tienes dudas sobre cómo cuidarte para sentirte guapa y sexy no te pierdas estos consejos.

El embarazo supone un gran número de cambios en el cuerpo de la mujer. Durante nueves meses además de crecer la barriga, se experimentan una serie detransformaciones tanto a nivel físico como emocional.

Las dichosas hormonas son las responsables de que un día nos veamos guapísimas y al día siguiente horribles. Pero además las hormonas también son las responsables de que nuestro pelo brille como nunca lo ha hecho, o de que nuestra piel esté mucho más sensible y reaccione mal ante el sol, por ejemplo.

Por otra parte durante el embarazo tanto el pecho como el vientre aumentan de forma considerable lo que provoca la aparición de las temidasestrías. En definitiva el cuerpo de la mujer sufre una verdadera revolución. ¿Qué podemos hacer para sentirse más guapas y radiantes que nunca?

 

 

Protección solar a diario para evitar las manchas en la piel. La doctora Virginia Sánchez, jefa del Servicio de Dermatología de HM Sanchinarro nos ha explicado que “las hormonas de la mujer embarazada predisponen a la hiperpigmentación de ciertas zonas de la piel como la línea alba, los pezones o la región genital. En la piel fotoexpuesta el riesgo de aparición de nuevas manchas aumenta debido a la exposición solar. Por este motivo insistimos tanto en el uso de filtros solares durante el embarazo, así como el sombrero y las gafas de sol”. Y un dato importante en el que ha insistido la doctora “el riesgo de hiperpigmentación cutánea durante el embarazo es mayor en mujeres de piel morena”.

 

 

Hidratación corporal para luchar contra las estrías. Estrías y embarazo van de la mano, pero si eres constante en la hidratación de tu cuerpo, podrás evitarlas, en cierta medida. La doctora Virginia Sánchez nos ha comentado que “el origen de las estrías durante el embarazo responde a dos causas: genética y nivel de estiramiento de la piel. Sobre la predisposición genética, no podemos actuar. Sin embargo, el control del peso durante la gestación y la hidratación intensa de las zonas de riesgo (mamas, cadera y abdomen) pueden reducir el estiramiento cutáneo evitando o disminuyendo la aparición de las temidas estrías”.