X

Ejercicios para dormir bien en la noche

Un factor muy importante para que funcione la preparación, es unos 15 o 20 minutos antes de irte a acostar debes desconectarte del mundo (teléfono, televisión, redes sociales, etc.)

Dormir correctamente nos brinda grandes beneficios, pero si por tus múltiples actividades llegas a la noche agitada o preocupada por el día siguiente y simplemente te cuesta trabajo conciliar el sueño, te compartimos algunos ejercicios que te ayudarán a relajarte y obtener el sueño reparador que necesitas. 
 

 

Preparación

De acuerdo con los expertos, llevar a cabo algunos ejercicios de respiración puede ayudar; bastará con que te acuestes boca arriba y coloques las manos en la barriga para que sientas tu respiración. También puedes poner una mano en el pecho y otra dejarla en tu abdomen, así sentirás también los latidos de tu corazón que te ayudarán a relajarte.

Un factor muy importante para que funcione la preparación, es unos 15 o 20 minutos antes de irte a acostar debes desconectarte del mundo (teléfono, televisión, redes sociales, etc.) y de cualquier otra actividad que pueda generarte ansiedad o te inquiete.

 

 El espacio

Debe existir un espacio en tu hogar que sea tú favorito, ya que ahí puedes relajarte o tomarte unos minutos para ti. Deberá ser un lugar donde puedas estar cómoda y confortable, así como en una posición relajada, no tienen que ser la cama ni el dormitorio, puede ser un sillón en la sala o un tapete en el estudio, por ejemplo.

 

Tips  para dormir mejor

La habitación debe estar en silencio y con luz tenue.
Recuéstate, ya sea en el piso o en tu cama, boca arriba. Tus manos y brazos deben quedar a los costados de tu cuerpo con las palmas de la mano hacia abajo.
Respira profundamente entre 3 y 5 veces, de forma pausada para que poco a poco entres en un estado de relajación.
Ahora relajarás cada parte de tu cuerpo de manera ascendente: primero los dedos de los pies, pies, tobillos, piernas, rodillas, muslos, cadera, cintura, parte baja de la espalda, abdomen, torax, hombros, espalda, brazos, antebrazos, manos y dedos. Continúa con el cuello, boca, ojos, rostro y cabeza.

 

 

Tendrás que tensar cada parte de tu cuerpo y luego relajar; al mismo tiempo tendrás que continuar con la respiración profunda y pausada. Es importante que controles la velocidad de tu respiración, ya que si respiras demasiado profundo y rápido puedes hiperventilarte y sentir que te mareas.

Si los anteriores ejercicios te parecen muy agotadores, puedes optar sólo por la respiración abdominal o diafragmática, que consiste en que (ya sea sentada o acostada), te coloques una mano en el abdomen y otra en la parte superior del pecho con la intención de que puedas percibir de mejor forma tu respiración. Inhala y exhala mientras mentalmente cuentas del 1 al 5, repite por alrededor de 5 minutos. (Descubre más tips de ejercicios)

Otro método que te puede ayudar con la relajación es que evoques imágenes que te resulten agradables y que te den paz.

Una vez que todo tu cuerpo esté completamente relajado, puedes escuchar un poco de música que te acompañe en el proceso, de preferencia instrumental.
Hay quienes recomiendan un baño con agua caliente como una técnica efectiva para dormir.
Evita cenar muy pesado porque tu cuerpo se concentrará en el proceso digestivo más que en el dormir. Consumir café o refrescos antes de dormir pueden ser tus peores enemigos, ya que el azúcar y la cafeína también alteran el ciclo del sueño.

 

 

 Ahora que ya estás lista para dormir, ¡ten dulces sueños!