X

¡Desintoxicación! La receta para una piel radiante

Piel !!

Si notas que últimamente la piel de tu rostro ha perdido luminosidad, se siente deshidratada o que las líneas de expresión empiezan a aparecer, significa que está cansada y pide ayuda a gritos.

¡Ponle freno! Según las últimas investigaciones realizadas a nivel mundial por los laboratorios de Kiehl’s, la fatiga en la piel se ha convertido en una de las preocupaciones principales para las mujeres.

Por eso, te damos cinco sencillos pasos a fin de evitar que ésta luzca exhausta.

1. Empieza el día con energía

Realiza una buena limpieza facial, aplica tu tónico favorito y un producto multifuncional, como el nuevo aceite Daily Reviving Concentrate, de Kiehl’s.

“Una combinación 100% natural que despierta y le brinda energía a la piel del rostro.

El aspecto cansado desaparece, mejora las defensas y su capacidad antioxidante”, asegura el doctor Geoff Genesky, responsable de los laboratorios Kiehl’s. Termina con un protector solar.

  • 2. Ponte en off

Las emociones impactan en nuestra piel. Cuando te estresas se libera más cortisol (hormona causante del estrés) provocando la hinchazón, la aparición de rojeces, grasa y brotes.

Olvidarnos del estrés no es tarea fácil. Un truco: reserva por lo menos dos minutos de tu día para cerrar los ojos y respirar profundo, así evitarás una “sobrecarga del sistema”.

3. Comida arcoíris

Incluir frutas y verduras de colores vivos en tu dieta incrementa la ingesta de vitaminas y nutrientes que le ayudan a tu cutis”, asegura el dermatólogo de las celebridades, doctor Geyer, quien colabora con Kiehl’s en el desarrollo de nuevos productos.

“Alimentos ricos en ácidos grasos (salmón, espinacas, acelgas) y antioxidantes (como el vino tinto) te ayudan a lucir una piel superluminosa”.

  • 4. Adiós a los daños

“El sol y la contaminación son responsables del envejecimiento cutáneo en 90% de los casos”, nos dicen las doctoras Mónica Ramos e Itzel Íñiguez, expertas en cuidado de la piel, que usan y recomiendan SkinCeuticals.

“Ambos generan radicales libres y favorecen al estrés oxidativo. Los rayos UVA destruyen el colágeno y las fibras de elastina. El uso diario de protector solar impide también un daño continuo a nuestra piel”, nos comentan las especialistas en el tema.

5. Sueño reparador

La piel tiene un reloj biológico: por la mañana se protege y por la noche se ocupa de reparar los daños.

¡No te quites horas de sueño! Si lo haces, su capacidad de recuperación se deteriorará, reflejando más cansancio.

Duerme ocho horas e hidrátala con un suero nocturno, como el PowerCell Skin Rehab Youth Grafter Night D-Toxer, de Helena Rubinstein.