X

Claves para conseguir un bronceado seguro y duradero

Se va acercando el verano y con él la necesidad que tenemos de sentirnos perfectas. Seguro que muchas de vosotras ya estaréis pensando en cómo lograr ese deseado tono bronceado de piel y lucirlo en la playa. Pues bien, ¡hoy te contamos cómo conseguirlo!

Como sabemos, el bronceado se produce porque unas células de nuestra piel, los melanocitos, segregan una sustancia llamada melanina, para protegerse de los rayos solares. Lo primero de todo que hemos de tener en cuenta si queremos lograr un bronceado natural, seguro y duradero es que debemos cuidar nuestra piel tanto desde el exterior como desde el interior. Vamos por partes. Para proteger nuestra piel externamente podemos hacer uso de cremas protectoras adecuadas con nuestro fototipo de piel. Estas cremas deben de estar compuestas por agentes fotoprotectores y, a ser posible, contener también antirradicales libres (como la vitamina E), que ayuda a no acelerar el proceso de envejecimiento celular, una de las principales consecuencias de exponer nuestra piel a la acción nociva de los rayos del Sol.

 

A la hora de cuidar nuestra piel desde dentro y prepararla para el bronceado, es imprescindible seguir una alimentación específica, rica en alimentos que contengan betacarotenos, o provitamina A. El betacaroteno es una substancia liposoluble que pertenece a la familia de los carotenoides. Además, muchos médicos han aconsejado su consumo para prevenir la aparición del cáncer, debido a su gran propiedad antioxidante.

Después de lo explicado, la pregunta que nos hacemos es ¿Qué alimentos son ricos en betacaroteno? Pues bien, aquí os presentamos una lista con los alimentos que contienen betacarotenos en mayor medida.

 

 

Zanahoria.
Espinaca.
Boniato.
Melón.
Calabaza.
Brécol.
Mango.
Melocotón.
Albaricoque.
Papaya.
Pimiento rojo.
Tomate.

 

Ahora ya lo sabes, éstos alimentos que son ricos en betacarotenos serán tus perfectos aliados para conseguir un bronceado sólido y duradero.

Si además de los betacarotenos, complementamos nuestra dieta con alimentos ricos en tirosina (a partir de la que se forma la melanina) como la avena, las pipas de girasol y las legumbres, estaremos contribuyendo a tener una piel más brillante y dorada.

Otro aspecto fundamental y que conviene nunca olvidar es que tenemos que hidratarnos correctamente. Sobretodo en verano, ya que ésta es la estación del año en la nuestro organismo, debido al efecto del calor y de las altas temperaturas, pierde una mayor cantidad de agua. Por tanto, no debemos de olvidarnos de beber la cantidad de agua que necesitamos cada día (de 1,5 a 2 litros diarios).

Por último, nos gusta informarte que para que dure más el bronceado son aconsejables, por su alto contenido en vitamina E, el aceite de oliva, el aguacate y los frutos secos.