X

Volkswagen Sedán (Vocho)

Uno de los mas vendidos!!

Existen pocas siluetas tan emblemáticas como la del Volkswagen Sedán, el iniciador de la historia de uno de los grupos automotrices más poderosos de la actualidad y el encargado de mover a Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, y al globo por más de seis décadas.

 

Desarrollado por Ferdinand Porsche entre 1932 y 1938 por encargo de Adolfo Hitler, este vehículo recorrió más de 2.9 millones de kilómetros de pruebas y cuando el Type 1 fue presentado, el Führer lo nombró KdF-Wagen (Kraft durch Freude o Fuerza a través de la alegría). El primer Volkswagen montaba un motor boxer de cuatro cilindros de 995 CC de cilindrada y 25 caballos de fuerza, que movía el eje trasero.

 

Esta planta de poder era enfriada por una turbina, método de refrigeración que mantuvo durante toda su producción y que compartía con los motores de Porsche hasta finales de los noventa.

 

Con el paso de los años, la popularidad de este vehículo comenzó a crecer, sobre to- do por lo barato y sencillo que era su mantenimiento. Durante la década de los sesenta y setenta se convirtió en un icono de los movimientos hippie y surfer.

 

En marzo de 1954 el Sedán llegó a nuestro país como parte de la exposición Alemania y su industria, cuatro unidades del vehículo ingresaron por la aduana del Puerto de Veracruz. Al ver el éxito del coche, el príncipe alemán Alfonso de Hohenlohe-Langenburg, sobrino de un amigo de Ferdinand Porsche, comienza a importar el auto de Alemania.

 

Para probar la resistencia del Vocho, en ese momento en México se vendían grandes autos estadunidenses, Hohenlohe-Langenburg inscribió 7 sedanes en la Carrera Panamericana, y a pesar de que no ganaron, completaron los más de tres mil kilómetros de competencia sin ningún contratiempo.

 

Tras esta demostración, Hohenlohe abrió Distribuidora Volkswagen Central, S.A. de C.V., el primer punto de venta de la marca en nuestro país. Pero fue hasta 1961 que se comenzó a fabricar en México, primero con Automex, ahora Chrysler de México, y posteriormente durante seis meses con Studebaker-Packard de México, para ensamblar el auto.

 

Para 1962 Volkswagen abre su primera planta en nuestro país en Xalostoc, Estado de México, y fabricaba 10 coches al día. Dos años más tarde se creó Volkswagen de México, S.A. de C.V., y en 1965 la firma se tuvo que mudar a Puebla a una fábrica mucho más grande y lista para atender la demanda.

 

Mientras tanto en el mundo la popularidad del auto seguía en aumento, lo mismo brillaba en las calles de Europa que en las pantallas de televisión de Estados Unidos como Herbie en Cupido Motorizado, incluso Bumblebee, de la serie Transformers, decidió ser un Vocho cuando llegó a la Tierra.

 

Con la llegada de nuevos modelos como el Golf, Jetta y Passat, el Sedán comenzó a desaparecer de mercados como Europa, Japón y Estados Unidos a finales de los setenta, sobre todo sustituido por el Golf, vehículo con el que hoy comparte plataforma el Beetle, aunque se siguió fabricando en México y Brasil.

 

Gracias a su forma en Alemania comenzaron a llamarle Käfer, que significa escarabajo, y así como en su país natal comenzó a recibir apodos en todo el mundo, la gran mayoría haciendo alusión a su forma de insecto, a su frente que recuerda a una rana o una tortuga.

 

En 1994 Volkswagen sorprendió al mundo con la presentación del Concept One en el Salón de Detroit, un auto concepto que reinterpretaba las líneas del Sedán, tras la gran aceptación de la gente Volskwagen decidió llevarlo a la producción y así en 1998 nació el primer retro car de la historia, el cual marcó una tendencia que en la actualidad modelos como los Mini Cooper, FIAT 500 y Dodge Challenger, siguen con gran éxito.

 

El New Beetle, nombre con el que fue bautizado por VW se comenzó a fabricar en octubre de 1997 en la misma planta donde aún se mantenía vivo su predecesor, en Puebla.

 

Desafortunadamente la esencia del auto no se pudo mantener intacta ya que el motor fue colocado en la parte frontal, la tracción también se mudó a las ruedas delanteras y desapareció el hueco entre el respaldo del asiento y el medallón.

 

Para la segunda generación de este modelo la firma alemana buscó un aspecto más cercano al Type 1, que además de mejorar la aerodinámica del auto, también lo hizo más atractivo y quizá un clásico del futuro.

 

El futuro del Beetle promete grandes sorpresas, ediciones especiales, la versión convertible y muchos años en el mercado.