X

Bmw X2 Concep

Al final la BMW X2 se ha presentado como un modelo conceptual y no como uno de producción. Pero ahí comienza lo interesante, pues se las han arreglado para presentar una propuesta visual que resulta novedosa en el fabricante.

Contra la tendencia de la actual generación de diseño de la casa (post-Bangle), en la que los mismos elementos genéticos se van sobreponiendo a diferentes escalas, la X2 representa una propuesta un tanto más monolítica y esbelta, con vértices más agudos y un frente de “tiburón” más marcado.

 

 

Casi podríamos apostar que no comparte un solo panel con su donante; incluso prescinde de las marcadas líneas de carácter laterales en favor de formas más líquidas. Aunque el medallón (y el parabrisas) es más inclinado que en la X1, de la que toma la base, se las arregla para parecer más un crossover en forma que la rompedora propuesta cuasi-tres-volúmenes fastback de las BMW X4 y X6.

 

Con esto, si bien se conserva una estética más desenfadada y se sigue comprometiendo el espacio de carga, no resulta así con el espacio para pasajeros, con lo que este concepto podría no sólo adelantarnos a un futuro derivado de la X1, sino también el futuro lenguaje de  diseño para los Crossover-Coupés de la casa bávara.

 

 

Además del nuevo tipo de enrejado para los riñones, las grandes tomas de aire y los faros y calaveras rasgados, destacan detalles como los tubos de escape tipo bazuca entre las muchas florituras del concepto.

El ejemplar de producción podría llegar en 2018, a tiempo para la actualización de media vida de la X1, que, si el concepto recibe una buena retroalimentación por parte de la prensa especializada y el público, también podría tomar muchos detalles estilísticos del prototipo, mismos que se irían permeando al resto de los modelos compactos de la marca a medida que vayan cambiando la propulsión en favor de la tracción delantera.