X

2016 Mazda CX-3

El lenguaje de diseño “Kodo” de Mazda es verdaderamente excepcional en toda la línea de productos de la marca

El Mazda3 ha establecido un nivel relativamente alto para hatchbacks en los últimos años. El coche y su factor como uno de los mas divertidos para conducir, su estilo y la calidad de interior han separado el Mazda3 de muchos de sus competidores como una opción de conducción diaria. Muchos fans y entusiastas del Mazda3, sin embargo, han estado pacientemente esperando la opción AWD. El CX-3 es la primera iteración del i-ACTIV AWD de Mazda en un vehículo compacto y en este caso particular, el segmento de crossover sub-compacto. ¡No hace falta decir, que estábamos ansiosos de meterle pata a este hermoso vehículo!

• Diseño

ExteriorEl lenguaje de diseño “Kodo” de Mazda es verdaderamente excepcional en toda la línea de productos de la marca. Nuestro Mazda CX-3 no es la excepción. Las líneas inclinadas del capó, guardabarros acampanados y arcos altos en las caderas traseras dan la impresión de un luchador corto y fornido. Los faros son lo suficientemente delgados para completar el aspecto de un atleta de combate, en busca del golpe final.

Lo que distingue inmediatamente el Mazda CX-3 del Mazda3 es la altura y los guardabarros de plástico ABS. Estos coches son prácticamente iguales en términos de espacio interior y comparten un montón de elementos de diseño exterior. Sin embargo, el Mazda CX-3 es notablemente más alto que su hermano Mazda3; la altura es de hasta 60.1 pulgadas, en comparación con 57.3 pulgadas del Mazda3. El coche está equipado con el nivel de equipamiento Grand Touring, que incluye rines de aluminio de 18 pulgadas y llantas Yokohama Avid S34. El espacio entre llantas y guardabarros es perfecto con esta configuración de llantas.

La parte trasera del Mazda CX-3 complementa el resto del coche amablemente. Los tubos de escape doble y las luces traseras altas crean una mirada agresiva en este hatchback; este diseño completa el resto de la estética deportiva del coche. No hay duda de que el Mazda CX-3 es un vehículo atractivo de cualquier ángulo que lo mires.

InteriorOtra iniciativa de la marca Mazda en los últimos años ha sido el aumento de nivel de elegancia en el interior de sus productos. Misión cumplida. Dado el segmento y precio del Mazda CX-3, nos quedamos muy impresionados por la calidad total del interior. Cuero y aluminio cepillado de imitación son abundantes en todo el tablero de instrumentos. La fibra de carbono y detalles de costura rojos completan los bordes del interior y dan la sensación de un vehículo mucho más caro.

El infotainment del Mazda del CX-3 es uno de los sistemas más intuitivos y cómodos que hemos utilizado. Mazda ha hecho un excelente trabajo en la integración de entretenimiento, navegación y ajustes del vehículo en una pantalla LCD desplegable fácilmente visible. Los menús se puede navegar por el conductor mediante una sencilla rueda de desplazamiento que se puede activar y hacer clic, similar al iDrive de BMW, pero mucho más fluida y fácil de usar. Nuestro equipo no pudo convenir en la ergonomía de la rueda de desplazamiento, pero la mayoría concluyó que la colocación no esta mal. Fue unánime, sin embargo, la experiencia de uso general del infotainment y conectividad es excelente.

Los asientos son lo suficientemente cómodos para viajes largos, pero no tienen el apoyo y estilo deportivo que esperábamos. La tela alcántara negra, costuras de color rojo y de alta calidad son “zoom-zoom”. Los asientos traseros son cómodos, si el conductor o pasajero no exceden los 6 pies de altura; cualquiera mas alto no dejaría espacio para las piernas de los pasajeros en los asientos traseros. La única queja sobre el interior que tuvimos fue el reposa-brazos central, que parecía completamente fuera de lugar en un interior de lo contrario refinado.

• Conducción:

Pusimos el Mazda CX-3 en un entorno típico para hatchbacks; centros urbanos y barrios suburbanos. Pocos minutos después recibir nuestro Mazda CX-3, conseguimos estacionarlo en paralelo fácilmente en el centro de Seattle. Sin embargo, la visibilidad al exterior podría ser mejor. Particularmente durante vueltas a la izquierda, la colocación del espejo del lado izquierdo hacía difícil ver los peatones. Era casi como si los asientos son colocados mas bajos de lo que deberían estar, a pesar de nuestros intentos de ajustarlos a la altura del conductor.

El CX-3 es muy fácil de conducir entre el tráfico, y el motor de 2.0 litros es lo suficientemente capaz para adelantamientos de luz a luz. Por otra parte, nuestro CX-3 ciertamente no tiene potencia de reserva durante la conducción en autopista. El Sport Mode permite que los cambios sean más precisos, pero el motor de 146cv, como lo es de esperar, simplemente no tiene el poder para impresionarnos a velocidades por encima de lo que es apropiado en la ciudad.